miércoles, 2 de septiembre de 2015

TRIBUTO A MÁLAGA

MALAGA: DEL OLVIDO AL CORAZÓN DE LA CULTURA
www.tierraeventos.com

No hay mejor forma de comenzar septiembre que hablando de mi ciudad de adopción.
Esta ciudad de ancestral historia me adoptó hace ya 4 décadas. Y debo reconocer que sigue siendo mi debilidad, a pesar de que el mundo profesional en el que me muevo me lleva infinitas veces a alejarme de ella. Pero este hecho, lejos de influenciarme de manera negativa, me ha dado la posibilidad de observarla con ojos críticos y así analizar su evolución tras tantos años de cambio.
La ciudad industrial que fué, cosmopolita y avanzada, dejó atrás su sueño y se vio irremediablemente abocada a una injusta decadencia que ocultó bajo telas de arañas, dejadez y falta de interés, un tesoro que ha sabido permanecer así; callado, oculto pero latente. Y he aquí que de las cenizas del olvido ha renacido una bella ciudad que poco a poco ha sabido ir tomando posiciones y ganando de manera discreta, un pulso al tiempo y a aquellos que no apostaban precisamente por ella.
Esta nueva vida, este nuevo empuje ha venido indirectamente de la mano de una Industria que mueve los mecanismos de un país como el nuestro, que esta basado en la industria de Servicio: el Turismo.
Es esta una palabra que puede evocar sentimientos controvertidos; por un lado un Turismo que invade de manera masiva y muchas veces incontrolada, bellos parajes que han ido cediendo a la indiscutible presencia de los viajeros deseosos de ver con sus propios ojos una tierra agradable y soleada que les aleje de las preocupaciones y malestares cotidianos. Por otro lado y, afortunadamente, una industria turística que hace posible el resurgir de ciudades como Málaga de un olvido temporal y que es capaz de alzarla y colocarla en un más alto nivel, haciendo posible que sólo pronunciar su nombre sea sinónimo de Cultura….Un término que engrandece todo aquello que toca. Y si bien el camino aún no ha hecho más que empezar, el cambio provocado en esta Málaga la Bella, abierta, hospitalaria y afable es más que evidente.
Un resurgir en sus edificios, magnificas muestras arquitectónicas del siglo XIX, en sus calles emblemáticas, en sus playas, jardines y espacios públicos y sobre todo en la apertura y mejoras de sus ya numerosísimos centros de Arte y Museos.
 El Museo Picasso Málaga ha sido un refulgente esperado y deseado que ha dado los resultados que de él se esperaba; no sólo porque el número de visitantes haya sobrepasado las expectativas, sino que haya hecho posible que las miradas de aquellos que tenían que mirar, se volcaran en el entorno que rodea al Palacio de Buenavista y se pusiera manos a la obra para embellecer la ciudad como ésta merece.
Este Museo prestigioso, dominado por el nombre de un genio Universal hizo que las miradas se volviesen hacia esta pequeña ciudad que parecía casi no existir. Y así, junto con el Museo Municipal, el de Música, el de Cristal, el CAC y otros privados o públicos volvió a ser el centro de las miradas cuando Carmen Thyssen no duda en ceder su colección personal  y ubicarla dentro de un magnífico Palacio del siglo XVIII que ha reconvertido todo su entorno en el entorno Thyssen. Ya sólo mencionarlo y se denota que se ha producido un nuevo y potente cambio.
Y la transformación se traslada a su puerto, que se abre a la ciudad ¡Por fin! Se alzan las voces y todos nos echamos al Muelle uno y al Muelle dos, para disfrutar, pasear, admirar…..
Pero esta ciudad es un poco como yo, o debería decir mejor, yo soy como esta ciudad. Posiblemente me ha influido más de lo que quiero pensar. Y Málaga no se conforma con eso, no. Ella sabe que se merece mucho más. Y ahora disfrutamos de dos potentes centros museísticos más: El Centro Pompidou y la Colección del Museo Ruso.
¿Qué más nos queda por ver? Pues sin duda mucho más; la apertura del Bellas Artes y Arqueológico, es una de ellas.
Y la transformación continúa. Y la seguiremos viendo con la misma ilusión. Desde el suelo o elevados por una nueva noria en el puerto. ¡Qué más da! Esto es digno de atención.
Yo observo y continúo a la espera de que el camino siga por donde ha empezado y no cese de abrirse porque, como he dicho antes mi profesión me lleva a alejarme de aquí y me sumerge en otras ciudades, también hermosas también culturales y también luchadoras, y esto me hace ver desde un punto critico constructivo que Málaga tiene su propia fuerza y que ya ha pasado sus décadas de olvido y ha surgido una nueva ciudad Cultural a la que todos quieren venir, aproximarse y experimentar.
No lo duden; vengan y no lo lamentaran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada